Blog

¿Por qué se ha "caído" mi página web?

¿Por qué se ha "caído" mi página web?

Te contamos cómo poder solucionar una caída de tu página web, paso a paso, y las posibles razones de que esto pueda ocurrir.

El pasado lunes, 4 de octubre, el mundo se paró, cuando varias de las redes sociales más populares en todo el mundo dejaron de funcionar durante más de seis horas. Todas ellas son propiedad de la misma compañía, Facebook, una gran multinacional, que cuenta con recursos casi infinitos.

Viendo esto, parece que ni las más grandes transnacionales del mundo, que monopolizan Internet, están exentas de que sus sitios web o sus redes sociales puedan “caerse” en el momento menos previsto.

Por esta razón, queremos exponer las principales razones por las que esto pueda pasar, además de mostrar una serie de tips para enfrentarte a esta clase de situaciones y minimizar lo máximo posible sus consecuencias.

Razones por las que tu web puede dejar de funcionar.

Una caída en los servidores depende de factores muy diversos, que pueden ser tanto internos como externos a la empresa proveedora del hosting.

Para empezar, los errores más comunes en estos casos son, principalmente, humanos, informáticos o incluso una mezcla de ambos. De hecho, la explicación que dio Facebook respecto a su “caída” de la semana pasada, ha sido que se trató de un error en el sistema que permite el intercambio de información con sus servidores (DNS). Aunque no ha querido ir más allá en sus explicaciones.

Otra de las razones de fallo más frecuentes también son las sobrecargas en los servidores por exceso de tráfico de datos en un momento puntual, es decir, muchos usuarios intentando entrar a la vez al mismo sitio.

Sin embargo, los motivos por los que un sitio web puede dejar de funcionar van mucho más allá de situaciones más o menos cotidianas, podemos encontrar desde ciberataques a los servidores y presencia de virus, hasta situaciones totalmente imprevistas, como los desastres naturales.

¿Qué hago si se “cae” mi página web o las RRSS?

  • En primer lugar, hay que mantener la calma para poder trabajar con claridad, como hemos dicho antes, le puede pasar a cualquiera y trabajar hecho un manojo de nervios hace que el problema sea el doble de grande.
  • Una vez tengas las cosas claras, es momento de ponerse a trabajar. Debes ponerte en contacto con el equipo técnico de tus proveedores de hosting, para que se pongan a trabajar en una solución cuanto antes.
  • Es probable que tengas que contestar miles de llamadas de tus clientes, desesperados por no poder acceder a la web o a sus cuentas en redes. Es de vital importancia que los mantengas informados en todo momento de la situación, eso ayudará a tranquilizarlos y denota una gran profesionalidad.
  • Si los problemas son frecuentes, cambia de proveedor. Hay multitud de opciones en el mercado como para quedarse con una que no cumpla con lo que se le pide. En Hyliacom contamos con la tecnología más fiable y el equipo mejor preparado para lidiar con estas situaciones.

Para terminar, queremos destacar que, antes de que pueda pasar nada grave, es recomendable seguir una serie de precauciones para minimizar las consecuencias de un fallo en la web, cómo realizar copias de seguridad externas de los datos importantes y delicados, o contratar un seguro que cubra los posibles destrozos.